Prólogo  |  Intro  |  Índice  |  Ilustrador  |  Gallery  |  Ultimas Palabras  |  Organizaciones Humanitarias

Prólogo

Hospital de Bangui, República Centroafricana.
Ella pone una cuerdecita de trapo roja alrededor del cuello de la niña recién nacida, esto la protegerá.
En fin, quizás. ¿Quién sabe?
¿De dónde viene esa tradición? Esto no es lo más importante…

Kirra Beach, Australia.
Unos collares de fibras naturales, con perlas de madera y semillas varias
están colocados directamente sobre la arena.
Ella elige el más sencillo y lo sujeta alrededor de su cuello ya lleno de ellos,
completando así su colección de joyas autóctonas.

Museo Galliera, Paris, Francia.
Distraída, acaricia las perlas de su collar.
La presencia anacarada y opalina de las perlas finas
le devuelve la serenidad que pierde en las ceremonias mundanas.

“Los 36 Billares”, Buenos Aires, Argentina.
Una cinta de seda negra, un camafeo grabado en la coralina roja y realzado en oro…
Cierra el joyero, emocionada.
Toma otro sorbito de café y se decide a llamarle, por fin.

Un dormitorio, Seattle, Estados Unidos.
–¿Dónde está? ¿Dónde lo habré metido?
¡Lo pierdo todo últimamente!
–¿El qué?
–El collar que la abuela me regaló,
ya sabes, art decó, muy geométrico, de Harry Winston…
¿Dónde está?


Ella lleva, tú llevas, yo llevo, todas levamos un collar, da igual cual sea.